Cartas a un joven novelista, de Mario Vargas Llosa

Comparte

Empecemos por el final, porque la parte «XII. A manera de posdata», merece la pena por si sola y es el cierre que pedía este librito: «… nadie puede enseñar a otro a crear; a lo más, a escribir y leer. El resto, se lo enseña uno a sí mismo tropezando, cayéndose y levantándose, sin cesar» (p. 136) y, aunque he elegido estas palabras, no son las mejores de estas dos últimas páginas en las que habla de la crítica y de la creación como quien no quiere hablar de estos temas, en pocas palabras. He dejado marcado todo el texto de esta parte en mi ejemplar porque sirve para vivir, sin más.

Seguir leyendo…